Follow me

Apreciar
julio 14, 2015|Relatos Cortos

Apreciar

Apreciar

Ahora que todo ha cambiado, desde que dejé de esforzarme por caminar hacia la oscuridad, finalmente entendí que para ver la luz del túnel solo debía girar. Estaba perdido, sin rumbo, cayendo en la más dolorosa enfermedad. Ahora sé, uno mismo es el único que te puede curar.

Sin embargo, es necesario ser agradecido con todos los que, desde ese entonces, aparecieron en tu vida para compartirte alguna señal. Claro que ahora, cuando el miedo a la oscuridad ha desaparecido, siento que caminar en el mundo volvió a ser sencillo.

Pese a eso, llegó la hora de marcharme, me voy sin dejar cabos sueltos, con la esperanza de no volver. Sin embargo, queda el agradecimiento por todos los que fueron parte del proceso, me llevo el conocimiento para continuar solo.

Te gusta esto:


sin comentarios
Compartir

Sebastián Iturralde

Un ciudadano más de este bello planeta, eterno amante de la creación artística y las letras; con la certeza de que la energía creativa proviene de la Pachamama.

¿Qué te tal te pareció?

Mensaje del Autor
Agradezco que después de tantos relatos sigas volviendo a este sitio. Aquí, los dos podemos recorrer experiencias de vida a través de mi pluma.
Publica tu relato