Follow me

Cuando la luz falla
septiembre 18, 2020|Relatos Cortos

Cuando la luz falla

Cuando la luz falla

Aslan tomó su espada del piso. No podía creer lo que estaba sucediendo, Sharai se encontraba inconsciente contra una de las paredes de la habitación. ¿Qué clase de poderes utiliza este tipo?

Esta era la primera vez que se enfrentaba a un caballero de oscuridad. Aslan levantó el tomo colgado por una cadena de su cintura y lo levantó—en su mano el libro se abrió y sus páginas empezaron moverse. Aslan sintió la luz entrar en su cuerpo y sanar las heridas, incluso recuperó la fuerza.

No me voy a dar por vencido, pensó el caballero de luz con su armadura plateada.

“¿Vas a dejar de jugar?” preguntó Ivan—el caballero de oscuridad—apoyándose sobre su gran espada de hoja negra. Toda su armadura era negra y estaba grabada con figuras demoníacas, incluso su casco tenía cuernos. “Me estoy aburriendo.”

Aslan lo intentó ignorar, tomando su gran espada—Resplandor—con dos manos. La luz brillaba alrededor de su hoja plateada. “Demuéstrame lo que tienes.”

Ivan vio al caballero de luz deslizarse sobre el piso, mientras dejaba un rastro de aura a sus espadas. Otra vez esto, pensó, levantando una mano.

Del piso brotaron rocas puntiagudas, interponiéndose en el camino de Aslan. Esta vez estaba preparado, con un movimiento de su espada desvaneció a la roca en su camino. Lo mismo hizo con la siguiente.

Veo que tienes nuevos trucos, pensó Ivan, tomando su gran espada con dos manos y empezando a correr. A pocos pasos se encontraron, estrellando sus espadas. La luz y oscuridad creó un vacío en el cuarto.

Es más poderoso de lo que aparenta, pensó Aslan, continuando con el ataque. El movimiento preciso de su espada fue bloqueado una y otra vez—la luz le daba fuerza pero no sabía con exactitud cuánto duraría. Tengo que terminar con esta pelea.

Ivan removió su casco para dejar libre a su bella cabellera plateada. “No tienes salida.”

Aslan respiraba con prisa. Debe haber alguna forma.

Ivan empezó a atacar. Una y otra vez sus espadas parecían estallar al impacto, cambiando el color de la habitación por un instante. El choque entre la luz y la oscuridad era impresionante.

Ellos continuaron peleando, estrellando sus espadas en un espectáculo. Observando las ráfagas de luz y oscuridad que dejan, moviéndose con gran precisión para defenderse y atacar.

“No podrás pasar,” dijo Ivan, saltando hacia atrás para alejarse. Luego, abrió su mano y pasó la cuchilla afilada sobre su palma—cortando lo suficiente para dejar caer una gota de sangre al piso.

Aslan vio con sorpresa al demonio brotar del piso.

“Encárgate del caballero,” dijo Ivan. “Tengo asuntos más importantes.”

Aslan alcanzó a protegerse con su espada. La piel del demonio parecía estar cubierta de un material tan fuerte como el metal. Aslan tuvo que retroceder para defenderse.

“Hasta nunca,” dijo Ivan, colocándose el casco antes de salir de la habitación.

Aslan levantó el tomo de su costado y lo abrió en una página específica. Repitió las palabras en su mente y llevó con fuerza a su espada contra el piso. Una jaula de luz rodeó al demonio y lo inmovilizó.

Luego, recuperando su espada, Aslan corrió para seguir al caballero de oscuridad y encontró que la siguiente habitación había desaparecido. Como si hubiese sido arrancada.

Aslan regresó para ver a Sharai, la hechicera seguía inconsciente en el piso. Perdimos a la princesa, pensó.

2 comentarios
Compartir

Sebastián Iturralde

Un ciudadano más de este bello planeta, eterno amante de la creación artística y las letras; con la certeza de que la energía creativa proviene de la Pachamama.

2 comentarios

  • septiembre 19, 2020 at 3:17 am

    Forward me your contact details…08168407719

  • ¿Qué te tal te pareció?

    Mensaje del Autor
    Agradezco que después de tantos relatos sigas volviendo a este sitio. Aquí, los dos podemos recorrer experiencias de vida a través de mi pluma.
    English Version
    • English
    Publica tu relato
    A %d blogueros les gusta esto: