fbpx

Follow me

Humos de Gloria
mayo 26, 2021|Reino de la GloriaRelato Corto

Humos de Gloria

Humos de Gloria

En las tierras lejanas del Reino de la Gloria, los caballeros de la luz partieron en un viaje bendito en busca del honor e incluso la redención.

Sin embargo, la distribución del ejército del rey creó la oportunidad perfecta para una emboscada de cristal, mientras que los caballeros más poderosos descubrieron lo que sucede cuando la luz falla sin el apoyo de sus compañeros: la cuchilla, el martillo y la bruja. Los eventos resultantes que llevaron a la gente del pueblo a saber que los dorados han caído llevando a nuestros héroes a un punto sin retorno.

Mientras tanto, el resto del grupo, incluido Reginald, el príncipe que había perdido la luz, no tenía idea de lo que Aslan estaba hablando. Era normal que el caballero de la luz se pierda en sus pensamientos y, por alguna razón, sus ideas se convirtieron en aventuras. Ésa era la razón principal que tenía Cleirk, un guerrero de las tierras del norte, para seguir a un caballero de la luz. Era extraño ver a miembros de gremios opuestos trabajando juntos.

Por otro lado, era obvio que Sharai no disfrutaba de la compañía de una asesina, peor aún cuando Kelsy y Cleirk trabajaban en equipo.

Todos en la taberna estaban acostumbrados al trato de los héroes de la ciudad; nadie se sorprendió cuando empezaron a trabajar para el rey Frederick. Sin embargo, los rumores de lo sucedido se extendieron por todo el reino. Era la oportunidad perfecta para que un guerrero descontento salga en busca de represalias.

Aslan siguió bebiendo, intentando dejar atrás sus recuerdos. Era vergonzoso pensar que después de todo su entrenamiento fue derrotado tan fácilmente. No podía entender la fuente de los poderes del caballero oscuro.

El resto del grupo tenía una expresión sombría en sus rostros, aunque con mucho esfuerzo intentan actuar como si fuera una noche normal en la taberna. Otro día que termina bien y da un motivo de celebración. Hasta que llegó Darwin, uno de los guerreros de la orden de la Cruz Azul.

“No sabía que servimos a los traidores”, dijo Darwin para que todos los presentes lo escucharan. “¿Y si no son Aslan y sus secuaces?”

Cleirk miró hacia arriba y supo que no podía intervenir. Darwin claramente tenía la intención de desafiar a Aslan, y un guerrero debe respetar las tradiciones.

“¿Crees que podrías haberlo hecho mejor?” preguntó Aslan, volviéndose hacia el guerrero.

“Cualquiera podría hacer un mejor trabajo que tú”, dijo Darwin mientras colocaba su hacha en la barra.

Todos los presentes observaron atentamente.

“Déjame ver si puedo entender”, dijo Aslan. “Estás molesto por lo que pasó, pero en lugar de buscar una solución, el guerrero que no hizo nada está señalando con el dedo”.

“Tal vez solo quiero borrar la sonrisa de tu rostro”.

“¿Por qué no sacamos esto afuera?” preguntó Aslan.

Reginald miró a Darwin. Aslan debe estar loco, pensó. Era obvio que Darwin parecía más grande y más fuerte que Aslan.

“Te arrepentirás de esto”, dijo Darwin, tomando su hacha de la barra.

“Esperaba algo de acción”, dijo Aslan a sus compañeros, mientras trataba de levantarse y notó que había bebido más de lo que esperaba.

Reginald sostuvo al caballero de la luz para ayudarlo a recuperar el equilibrio.

“Estoy bien…estoy bien”, dijo Aslan, agarrándose a la mesa.

“¿Estás seguro de esto?” preguntó Sharai.

“Estaré bien”, dijo Aslan y empujó a Reginald con una mano. “Dame un poco de espacio para salir”.

Todos asombrados vieron a Aslan salir de la taberna.

“Tenemos que ayudarlo”, dijo Reginald.

Pero el resto del grupo ignoró al príncipe y caminó detrás de Aslan.

“¿Estás listo para conocer a tu creador?” preguntó Darwin, sosteniendo su hacha con ambas manos.

“Ya lo conozco”, dijo Aslan, luchando por desenvainar su gran espada, Spark, de su espalda. Concédeme tu poder en este momento de necesidad, pensó Aslan, mirando el plateado metal de Spark.

Darwin atacó sin previo aviso, llevando su hacha con ambas manos, en una trayectoria directa de impacto contra el asombrado caballero de la luz.

Aslan saltó hacia un lado y aterrizó boca abajo en el suelo.

“¿Así es como peleas?” Darwin preguntó con una sonrisa en su rostro.

Aslan se esforzó para ponerse de pie, mientras todos miraban la pelea por una puerta o ventana de una taberna.

“No has visto nada”, dijo Aslan y se esforzó para levantar su gran espada.

Darwin volvió a atacar, esta vez el metal de su hacha impactó con Spark y un destello de luz iluminó los rostros de los luchadores.

“Te daré una oportunidad para rendirte”, dijo Aslan.

Darwin sonrió y atacó. Esta vez, una serie de ataques continuos, giros y vueltas que dejaron a todos asombrados.

Ninguno más que Aslan, que apenas logró esquivar los ataques. “¿Es esto todo lo que tienes?” preguntó Aslan, dándole la espalda al guerrero. “¿Dónde estás?”

Darwin frunció el ceño. “Tuviste suerte.”

Reginald vio a Aslan volverse hacia su oponente, justo a tiempo para protegerse con su gran espada de un ataque. ¿Qué está haciendo? se preguntó a sí mismo.

Aslan desvió el ataque y se volvió hacia el joven príncipe. Luego le guiñó un ojo.

“Veamos de qué estás hecho”, dijo Aslan, levantando su gran espada.

Darwin vio al caballero atacar, sin ayuda de sus poderes de luz, y se protegió con facilidad. Los dos continuaron chocando sus armas con precisión.

Respirando pesadamente, Darwin levantó la mirada. “Veo que luchas con honor”.

Aslan secó el sudor de la frente con una mano. “Ha pasado mucho tiempo desde que tuve una buena pelea”.

Los dos se encontraron nuevamente con sus armas, dejando un destello de luz después del impacto del metal; Darwin encontró una oportunidad y pateó a Aslan por detrás.

Aslan perdió el equilibrio y cayó, golpeándose la cabeza contra el suelo. Entonces, sintió el frío metal contra su garganta.

Darwin levantó su hacha y extendió la mano para ayudar al caballero. “Levántate”, dijo el guerrero, “vas a comprar la siguiente ronda”.

Reginald no podía creer lo que estaba pasando. Darwin abrazó a Aslan y los dos regresaron a la taberna; pasaron entre la multitud. Al llegar a la barra recibieron dos jarras de cerveza y brindaron. ¿Qué acaba de suceder? se preguntó Reginald.

Luego, Reginald esperó a que todos entren a la taberna y miró brevemente las estrellas. Mi padre confía demasiado en ellos, pensó, volviéndose para ver a Aslan bebiendo y cantando junto a Darwin. ¿Qué tipo de personas son?

Reginald sostuvo el monedero en su mano y decidió regresar a la taberna para ver cómo terminaba la noche.

10 comentarios
Compartir

Sebastian Iturralde

Un ciudadano más de este bello planeta, eterno amante de la creación artística y las letras; con la certeza de que la energía creativa proviene de la Pachamama.

10 comentarios

  • junio 1, 2021 at 3:00 pm

    You are a pretty cool dude, Sebastian. Which timeframes you of in the Bootheram Dreamtime continuum?

    • junio 2, 2021 at 12:41 pm

      Lyn, you’re not too bad yourself. The best time it’s whenever the voice calls.

  • junio 2, 2021 at 8:29 am

    👌👌👌

  • junio 2, 2021 at 5:46 pm

    Interesting stuff 👍🏼

    • junio 5, 2021 at 7:31 am

      I hope you are enjoying my fiction blog.

    • junio 5, 2021 at 4:07 pm

      I’ve read some of your stories! I need to read some more

    • junio 7, 2021 at 10:52 am

      I may need to start translating the ones that don’t have the English version.

    • junio 7, 2021 at 10:53 am

      That’s a great idea! I like reading the Spanish though since it helps me to learn, but it’s always good to grow your audience

  • ¿Disfrutando mi blog de ficción?

    Mensaje del Autor
    Este relato corto ha sido cuidadosamente elaborado gracias a la inspiración que obtuve de las altas tierras en los Andes.
    Relatos Relacionados
    Escoge tu Idioma
    ¿Disfrutas mi trabajo?

    Welcome to RelatoCorto.com

    Sebastian's Blog Fiction

    Here you'll find all the author's creations in English and Spanish. Also his weekly stories in different genres: action and adventure, fantasy, romancescience fiction and thriller. Enjoy your visit and let your imagination run wild.

    A %d blogueros les gusta esto: