Relatos Cortos

Un Océano de Conocimientos…

o soy de las que se tiran a la piscina, de las que, cuando descubren algo interesante, bucean hasta el fondo.

No es un océano de conocimientos con sólo cincuenta centímetros de profundidad, sino que es una laguna enorme con dos o tres metros de fondo. No me quedo en la superficie nadando tranquila, a salvo, sin peligro ni riesgo. Aquellos que profundizan pueden encontrarse un tiburón, o una morena… pero también un tesoro escondido.

Yo nado, nado hasta la profundidad, nado hasta abajo del todo. Y observo. Veo cada una de las piedras, estudio por qué los corales son rosas aquí o por qué los peces guardan a sus crías en la boca. Descubro unas cuevas muy bonitas, y como no son de nadie, las alquilo.

Cuando ya he visto todo lo que hay, me voy asomando…, a ver si mi laguna azul verdosa es diferente que la verde azulada que está un poquito más allá. Entonces un día, salto el arrecife y me voy a la nueva laguna.

Profundizo de nuevo, hasta el fondo. Buceo con ganas, con pasión. Después empiezo a mirar todo lo que hay de nuevo en esta laguna: nuevos peces y estudio por qué unos tienen espinas, o por qué otros tienen dos aletas laterales. Descubro perlas en unas ostras abandonadas. Creo interesantes formas de crear collares con perlas.

Después, y a veces y solo a veces, vuelvo a la otra laguna y veo que los inquilinos de mis cuevas siguen bien, pero enseguida vuelvo a la nueva y sigo investigando, hablando con las sirenas… hasta que un día, descubro allá fuera en la playa un bosque lleno de árboles frutales. Y de repente pienso, “¿por qué no?”

Y me subo a los árboles y veo el precioso horizonte y me pongo a volar. Vuelo alto hacia la montaña y descubro que en la montaña hay muchos árboles diferentes, y que quizá podría vender los frutos que hay allí. Porque son frutos exóticos y muy apetecibles, pero nadie los recoge. Se los llevo a los habitantes de las cuevas de la laguna azul verdosa. Los collares de perlas se los llevo a los habitantes de las montañas.

Todo es una simbiosis. Todo es uno y uno es todo. Aquí y allá. Puedo estar en un sitio u en otro. Lo que importa es la pasión y el amor con el que haces las cosas.

Relatos relacionados

La doncella de mis noches

Flavia Iglesias Zanet

Tocado y hundido

Luisa Vázquez

Proveedor de almas

Marcos Manuel Sanchez

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más