Relatos Cortos

La chica que endulza mi café

Recuerdo la primer vez antes de entrar al trabajo pase a una pequeña cafetería recién inaugurada entré y dije: -Buenos días me das un americano sin azúcar. La chica de espaldas respondió -¡Buen día!, Si, con mucho gusto. Luego me miró y preguntó ¿Chico o grande? -Chico. El café tenía un agradable aroma pero más que el café me atrajo la bella chica y así iniciaba mi rutina, las primeras mañanas pasaba por mi café unos 5 minutos antes de entrar a trabajar pero luego llegaba con más tiempo y me sentaba en una de las tres pequeñas mesas que tenía dentro del pequeño local, le pedía una cuchara para mover el café y enfriarlo.
Después de un par de semanas me recibió diciendo -Americano, chico, sin azúcar y tibio; me entregó el café ya listo con una servilleta -Muchas gracias, le dije mientras sonreía, yo comencé a llevarle un chocolate cada día. Poco después me tenía listo no sólo el café sino también una de las pequeñas mesas con un pequeño mantel, una servilleta y una cuchara. Luego mientras ella continuaba con sus tareas me ofrecía una pieza de pan, todo esto me obligó a salir cada día más temprano de casa. Me sentía muy agradecido con la vida, luego comenzamos a platicar sobre el clima y la música  y al despedirnos nos deseábamos un buen día acompañado de un ¡hasta mañana! Una ocasión me dijo: -pocos toman café sin azúcar, use una de mis respuestas favoritas: Lo que pasa es que el café se endulza con la compañía, y en este caso tu presencia lo endulza lo necesario para mi, sonrió y me dio las gracias. Las últimas veces le pedía dos tazas de café y le pedía que me acompañara a tomarlo, a lo cual no se negaba pues a esa hora no había más gente que nosotros. Luego tuve que ausentarme una semana se lo comente el último viernes y nos despedimos con un “Nos vemos en una semana”. A mi regreso no imaginé que mi vida fuera a cambiar. Para cuando regresé me encontré con la desagradable sorpresa de que la cafetería ya no existía más, ahora toda su fachada era blanca, me acerqué a ver si había alguna señal que indicará si había cambiado de local, una hoja pegada en el muro me llevó a leerla pero nada de ella decía. Faltaba una hora para entrar al trabajo, no fui a buscar otra cafetería pues no me encontraba de ánimo así que caminé unos pasos más hacia un pequeño parque y ahí me senté en una de sus bancas. Me puse a leer sin ganas un libro cuando apareció frente a mi vista un café con ese agradable aroma acompañado de la voz de ella: -Americano, chico y sin azúcar, agregue a sus palabras: -Y endulzado con tu linda compañía. Y hoy 8 años después sigue el aroma de café inundando esta casa donde escribo y ella a mi lado endulzando mi vida.

Relatos relacionados

El monstruo del final de mi cuento

J D Martín

Proveedor de almas

Marcos Manuel Sanchez

Un día de fiesta grande

Eduardo Castro

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más