Relatos Cortos

Un crimen pasional

A sabiendas de lo que hacía, le disparó en el pecho. Después notó el peso del arma en su mano y un agujero del tamaño de un cráter apareció en su corazón. Pese a las apariencias, él era un asesino con sentimientos. Trató de borrar cualquier posible relación con el crimen y se alejó sin más.

Con el ruido de su moto, ensordeció el recuerdo de aquel proyectil y aceleró cuanto pudo para huir de su conciencia, que nunca había sido mala del todo.

Se conocieron en una fiesta de fin de año y aquel cambio de siglo en un segundo, les auguró una relación tortuosa desde el principio. Nunca llegaron a entenderse del todo y mientras más tiempo pasaban juntos, más alejados se encontraban, pero se querían. Como en una canción, era un contigo sin ti que les obligó a convertir su relación en una montaña rusa sin escalas para tomar pulso.

Los mosquitos seguían estampándose contra su casco, mientras que sin poder evitarlo, empezó a llorar. Lentamente, a velocidad de vértigo, las lágrimas acortaron su ángulo visual y decidió dejar de escapar.

Ahora no sabría decir cuándo tomó la decisión de acabar con su vida, pero tenía claro que la situación resultaba insostenible para los dos. O eso se repetía miles de veces para justificarse, aunque sabía que el problema en este instante era otro: vivir con ello; respirar sintiendo que su conciencia le ahogaba. Por un acto reflejo, se había convertido en verdugo de los dos, solo que antes no lo sabía y justo ahora se daba cuenta de que también él había dejado de existir hacía unas horas.

Pensó en Romeo y Julieta, en los amantes de Teruel y en todos los amantes condenados a morir por el peso de las circunstancias. Volvió a acelerar sin querer dejar de hacerlo. Sólo el vibrador de su móvil le hizo aminorar la marcha. Poco a poco, regresó de cabalgar por su mundo onírico como de un mal sueño, sin saberse despierto del todo.

Hasta llegar a su casa, nació y murió varias veces tratando de enterrar sus miedos. Después respiró profundamente, haciéndole el boca a boca a su entereza para pasar inadvertido frente a los vecinos.

Al abrir la puerta de su apartamento, el olor a humedad le caló los huesos. Su mujer lo esperaba en el salón, con la televisión encendida.

– Menos mal que ya estás aquí, querido. Tengo malas noticias que darte.
– ¿Qué pasa?
– Acaban de anunciarlo en las noticias. Han encontrado muerto a uno de tus alumnos del instituto. Dicen que se ha suicidado. ¡Es horrible!

Él no dijo nada. Se desprendió de la chaqueta de piel y del casco repleto de cadáveres entre los que se hallaba su memoria. Y sin querer acordase nunca más de nada, abrazó a su mujer como cada día.

Relatos relacionados

Eugenia

Rocio Aguilar

Luz y sombra

Kevin Pereyra

Solo un cuento

Juan Miguel Garrido Peña

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más