Corto y ligero

Todo relato debe contar algo: una historia, un suceso ocurrido, una idea, un conocimiento. Contar algo interesante, atractivo, significativo. La literatura es ficción, imaginación pura sin bagajes ni anclajes reales, pero mediante la cual nos explicamos y conocemos mejor. Siguiendo a Borges, el narrador no es un cronista de la realidad. Su función es la de crear mundos imaginarios y simbólicos, que hablen, eso si, de temas que sacuden nuestra conciencia: el tiempo, la muerte, el destino, el amor, la eternidad, el infinito…

En relacorto.com encontrarás todo tipo de relatos. Relatos ilimitados en la ficción, pero limitados en la extensión. Estamos en un tiempo que exige, como predijo Italo Calvino, levedad, rapidez, brevedad, sin menoscabo de la profundidad de la mirada, ni la intensidad de la emoción. Las historias que aquí se publican, son, por exigencia del guión, cortas. Han de caber en el breve espacio de no más de 5000 palabras, no más de 500 lineas. Han de poder leerse rápido, en diez, quince, no más de veinte minutos. Como dijo el mismo Borges, la vida más que extensa, ha de ser intensa. Él mismo dedicó gran parte de su literatura a esa mirada en corto del relato breve, aunque todo el conjunto de su escritura fuera un universo simbólico infinito.

En relatocorto.com, encontrarás, además artículos de reflexión cortos, donde la confluencia de miradas y perspectivas son el objetivo principal. Cortos en extensión pero tambien ligeros de peso. Es la época del “clip”, de la idea rápida y directa. Ya no es tiempo de largas disertaciones, pesados discursos y engorrosas demostraciones. Se trata de huir del lenguaje obtuso y circunspecto. Ahondar en la profundidad, soltando lastre. “La literatura como función existencial”, dijo Italo Calvino, “es la búsqueda de la levedad como reacción al peso de vivir”.