Relatos Cortos

Un Océano de Conocimientos…

Escrito por Anne Aband

o soy de las que se tiran a la piscina, de las que, cuando descubren algo interesante, bucean hasta el fondo.

No es un océano de conocimientos con sólo cincuenta centímetros de profundidad, sino que es una laguna enorme con dos o tres metros de fondo. No me quedo en la superficie nadando tranquila, a salvo, sin peligro ni riesgo. Aquellos que profundizan pueden encontrarse un tiburón, o una morena… pero también un tesoro escondido.

Yo nado, nado hasta la profundidad, nado hasta abajo del todo. Y observo. Veo cada una de las piedras, estudio por qué los corales son rosas aquí o por qué los peces guardan a sus crías en la boca. Descubro unas cuevas muy bonitas, y como no son de nadie, las alquilo.

Cuando ya he visto todo lo que hay, me voy asomando…, a ver si mi laguna azul verdosa es diferente que la verde azulada que está un poquito más allá. Entonces un día, salto el arrecife y me voy a la nueva laguna.

Profundizo de nuevo, hasta el fondo. Buceo con ganas, con pasión. Después empiezo a mirar todo lo que hay de nuevo en esta laguna: nuevos peces y estudio por qué unos tienen espinas, o por qué otros tienen dos aletas laterales. Descubro perlas en unas ostras abandonadas. Creo interesantes formas de crear collares con perlas.

Después, y a veces y solo a veces, vuelvo a la otra laguna y veo que los inquilinos de mis cuevas siguen bien, pero enseguida vuelvo a la nueva y sigo investigando, hablando con las sirenas… hasta que un día, descubro allá fuera en la playa un bosque lleno de árboles frutales. Y de repente pienso, “¿por qué no?”

Y me subo a los árboles y veo el precioso horizonte y me pongo a volar. Vuelo alto hacia la montaña y descubro que en la montaña hay muchos árboles diferentes, y que quizá podría vender los frutos que hay allí. Porque son frutos exóticos y muy apetecibles, pero nadie los recoge. Se los llevo a los habitantes de las cuevas de la laguna azul verdosa. Los collares de perlas se los llevo a los habitantes de las montañas.

Todo es una simbiosis. Todo es uno y uno es todo. Aquí y allá. Puedo estar en un sitio u en otro. Lo que importa es la pasión y el amor con el que haces las cosas.

Acerca del autor

Anne Aband

Hola, y gracias por estar aquí, leyendo este texto. Quería sincerarme contigo. No me llamo Anne. Es solo un nombre para publicar mis novelas románticas. Sin embargo lo que te voy a contar ahora sí que es cierto. No recuerdo el día del año que comencé a escribir. Supongo que fue también cuando comencé a dibujar. Amo hacer las dos cosas. Desde muy pequeña comencé a escribir diarios, cuentos, luego lo dejé un poco aparcado,para ir a la universidad. Y después, estudiar, trabajar, casarme, niños…imagínate. Lo que si que desarrollé un “talento” para inventar cuentos para mis chicos, mis sobrinas y los amigos. Me convertí en una “cuentista” 😉 Ahora es cuando me he decidido a publicar alguno de mis libros. Como más cómodo lo siento, en formato ebook y en Amazon, o en otras plataformas. Además tengo otro trabajo que me ocupa mi día, pero intento encontrar el hueco para dibujar, pintar o escribir.. He sido siempre una lectora compulsiva, de todo tipo de novelas, ensayos, poesía… pero sabes, me he dado cuenta de que lo que quería era que cuando alguien leyese algo mío, se sintiese feliz. Como yo me siento cuando leo una novela romántica. Me gustan los finales felices. Y a pesar de realizar varios cursos de escritura, y corregir unos cuantos libros de otros autores, más de 40 creo que llevo, más los míos, de varias temáticas, siempre estoy aprendiendo y formándome con los mejores, y por supuesto, sigo devorando libros… Si deseas contactar conmigo para lo que sea, estaré encantada de contestarte. Mi correo es anneaband@gmail.com Y muchas gracias por seguir conmigo!

Deja un comentario