Relatos Cortos

Una bruja entre nosotros

Escrito por Mauro Blitzkid

“Una bruja entre nosotros” es la primera versión de un relato de terror que aún sigue siendo editado. Este primer escrito relata la historia de una joven que se entera de que su barrio aparentemente esta siendo acechado por una supuesta bruja que asesina, exclusivamente, chicas adolescentes.

El reloj marcaba las 2:22 de la madrugada. Julieta no podía conciliar el sueño. Las noches para ella eran complicadas, luego de haber escuchado por casualidad, en el almacén que estaba a metros de su casa, la historia de una mujer que rondaba por el barrio vestida con harapos viejos y con una expresión en su rostro donde solo podría apreciarse maldad. Según los vecinos, la mirada de la mujer transmitía odio e incomodaba. Había 2 versiones sobre esta historia. La primera sostenía que la mujer era la viuda de un veterano de guerra, que se ocultó durante mucho tiempo hasta volverse completamente insana y adoptar cierto odio por la humanidad debido a su estado de locura. La segunda, y más descabellada aún, decía que era una bruja que había lanzado varios hechizos de muerte a diferentes familias sin éxito y que había decidido salir a matar por cuenta propia. No se habían reportado victimas, o al menos eso creía Julieta, quien luego de escuchar la segunda teoría buscó incesantemente información en las páginas web de los diarios locales sobre casos cerca de su barrio. Al corroborar que hubo 3 asesinatos a jovencitas del barrio, se le heló la sangre. Dos de las victimas tenían 14 años y la última tenia 15. Julieta, por su parte tenía 16. Según lo leído en internet, antes de matarlas, las acechaba, principalmente se le acerba por detrás cuando las veía solas y les respiraba cerca del oído para que el miedo empezara a fluir por las venas de las jóvenes, quienes no solo sentían pavor, sino que llegaron a sufrir diversos síntomas como terrores nocturnos, somnolencia y hasta carencia de emociones. Si bien, el internet nunca fue una fuente confiable, decir que la supuesta bruja, luego de respirar cerca de las jóvenes, de alguna manera les suprimía las emociones, era algo demasiado rebuscado como para ser mentira y menos si se relataba ciertas cosas en las webs de los diarios. Estas lecturas, hicieron que Julieta, no solo desarrollara pesadillas, sino que ademas trajo consigo el deseo de no dormir, por miedo a sufrir pesadillas, las cuales eran tan horrorosas como incansablemente constantes.

Aquella noche del 3 de agosto del 2017, Julieta estaba acostada, buscando qué mirar en la televisión, cuando escuchó un ruido del otro lado de la ventana que estaba en la cabecera de su cama. Primero sintió miedo, luego recordó que Luna, la gata del vecino, aparece a la madrugada en su casa para ver si encuentra comida que generalmente, los padres de Julieta, le dejaban. Se acercó con desconfianza a la ventana y vio a la gata en el pasto. Soltó una sonrisa, acompañada de un suspiro, expresando su tranquilidad. Mientras miraba como se alimentaba Luna sintió detrás suyo una respiración lenta y pesada. Un escalofrío recorrió su espalda. Dejó de pensar en la gata y su mente se concentró solo en todo lo que había leído sobre la misteriosa mujer que acechaba su barrio. Giró rápidamente y no logró ver nada. La respiración se había ido y aún tranquilizándose, sonreía nerviosa. Supuso que toda las historias de terror que había consumido sobre la supuesta bruja, habían alterado su percepción de la realidad y por ende, temía de todo o imaginaba cosas sobre lo leído.

Una vez que logró calmarse por completo, encontró una de sus películas favoritas en el cable y decidió verla hasta dormirse. Tanteando la mesa de luz buscando el cargador de su celular para que tenga carga al día siguiente, notó que no estaba en la mesa y comenzó a buscarlo en los cajones de la misma. Luego vio el cable sobresaliendo de abajo de su cama y aunque no recordó que se le haya caído, se agachó para buscarlo. Al mirar bajo la cama, notó que no estaba sola en su habitación y la respiración lenta y pesada que había oído anteriormente, ahora se escuchaba más de cerca.

Acerca del autor

Mauro Blitzkid

Deja un comentario